¿Es posible morir de miedo?

¿Quién no ha escuchado alguna vez una historia en la que alguien pasa tanto miedo que no vive para contarlo? Como la anécdota de aquél chico que apostó con sus amigos que sería capaz de pasar una noche solo en un cementerio y al día siguiente lo encontraron muerto enganchado a las ramas de un arbusto. Cuentan que probablemente murió imaginando que lo que le tiraba de la camiseta eran las manos de algún cadáver…

¿Pero es realmente posible morir de miedo? Como ya comentamos anteriormente la adrenalina tiene un papel importante en el miedo, produciendo una serie de cambios en el cuerpo, que se tiene que preparar ya sea para huir o para enfrentarse a la situación. El corazón late más rápido, y la tensión arterial aumenta, los vasos sanguíneos de los órganos importantes se ensanchan, mientras que los más pequeños pierden riego por unos instantes (por eso nos podemos quedar pálidos), entra más oxígeno en los pulmones, se detiene el movimiento intestinal, aumenta la glucosa en sangre, e incluso se dilatan las pupilas. Estamos preparados para hacer cualquier esfuerzo que en una situación normal sería más difícil de realizar.

Pero posiblemente el efecto más letal de la adrenalina se da a nivel del corazón, ya que en dosis altas puede llegar a provocar un paro cardiaco. Así, una persona no puede morir directamente de miedo, sino debido al fallo de su corazón por un exceso de esfuerzo. Lo mismo ocurre en el reino animal, aunque curiosamente algunos animales son más propensos que otros a morir en situaciones de miedo extremo, como los cobayas, los conejos o los ratones.

Afortunadamente los humanos sólo “moriríamos de miedo” en el caso de que padeciéramos algún problema cardiaco. Un corazón sano no debería tener ningún problema, ya que nace preparado para asumir momentos de estrés. De todos modos seguro que conocéis alguna historia sobre alguien que, según cuentan, llegó a morir de miedo. ¿Me explicáis alguna?

Anuncios

9 pensamientos en “¿Es posible morir de miedo?

  1. Hola,

    Me ha parecido muy interesante el artículo!! la verdad es que la capacidad que tenemos de respuesta hacia un estresor tan grande nos puede salvar la vida o en casos extraordinarios matarnos, como bien explicas. Es curioso, porque sin esta capacidad del cuerpo para activar nuestro sistema simpático no podriamos sobrevivir, aunque ya dicen que un gran poder conlleva una gran responsabilidad… jajaja. Creo que el tema de los miedos además de biológico, tiene un componente cultural, pero ¿cuáles serían los factores que nos diferencian entre nosotros? ¿qué hay en lo desconocido y en lo peligroso que nos atrae tanto? (como los parques de atracciones o las películas de miedo).

    Saludos!!

    • Tienes mucha razón al matizar la importancia del componente cultural en el miedo. Algunos miedos son más universales (como el miedo a las arañas o a las serpientes), mientras que otros tienen un componente más cultural. Imaginemos un ejemplo: quizás si ahora mismo explicaras que tienes miedo a contraer la peste negra y morir podría sonar un poco extraño, pero sin embargo si vivieras en el siglo XIV sería perfectamente razonable, de hecho ese miedo estaría presente en la mayoría de la población. Lo que somos es fruto de la interacción entre genética y ambiente. Por tanto las diferencias individuales vendrán determinadas por ambas. Por supuesto hay múltiples factores que influyen, pero son tantos que sería muy osado intentar encontrar una fórmula que se aplicara en general a todo el mundo. Sin embargo, algunos estudios, por ejemplo, han remarcado que existen determinados rasgos de la personalidad que podrían influenciar en el gusto por las emociones extremas y las actividades peligrosas, como por ejemplo la búsqueda de sensaciones. Esto ligaría con tu última pregunta sobre lo que nos atrae de lo desconocido y lo peligroso. Precisamente se trata de un tema que desarrollé en una entrada anterior. Haré un breve resumen, para no repetirme: parece ser que nos gusta sentir miedo debido al placer que podemos sentir posteriormente, explicado principalmente por la influencia de la adrenalina. Es importante matizar que para disfrutar del miedo la situación no debería ser de peligro real, es decir, no debería poner en riesgo nuestra vida. Puedes encontrar la entrada completa sobre este tema en el siguiente link: https://paraemocionarse.wordpress.com/2011/07/08/%C2%BFpor-que-nos-gusta-el-miedo/

  2. Perdón por lo de “bloc”, quise decir “blog”, que es la fusión de la palabra inglesa web y log (que quiere decir diario)
    Cande (errada)

  3. Yo sí que estuve en una ocasión a punto de morir de miedo. Lo he explicado, creo que en la introducción de paraemocionarse. Tenéis que leerlo.
    Cande

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s