¿Estar solo o sentirse solo?

Frecuentemente la tristeza y la soledad van cogidas de la mano. Cuando una persona pasa por una época triste de su vida evita la compañía de los demás y prefiere el aislamiento. Esta situación es contradictoria, porque es precisamente el apoyo de los demás uno de los factores que consigue animarnos.

Existen dos tipos de soledad. Una es la soledad emocional, es decir, la que sentimos cuando una relación es insatisfactoria y no nos “llena”. La otra es la soledad social, es decir, la que sentimos cuando no formamos parte de un grupo. Como animales sociales, los humanos buscamos el contacto de los demás, para nosotros es importante compartir la vida con otras personas ya sea la pareja, amigos o familia.

La soledad es un sentimiento subjetivo, es decir, cada persona lo siente de forma diferente, y no siempre el estar solo es sinónimo de sentirse solo. Existen personas con un círculo social reducido que no se sienten solas y en cambio, otras personas sí se sienten así aunque siempre están rodeadas de gente.

Tristeza y soledad se retroalimentan, de manera que cuando alguien pasa por un proceso depresivo busca la soledad y, por otro lado, las personas que se sienten solas se ponen tristes y pueden acabar pasando por procesos depresivos.

Sin embargo, la soledad no tiene porqué estar ligada siempre a la tristeza. Es también un estado positivo, porque nos da la oportunidad de reflexionar sobre nuestros pensamientos y sentimientos, manisfestarlos, y así madurar en el proceso. Existen personas que se sienten bien en soledad y realizan muchas actividades en solitario. Por ejemplo, dicen que viajar solo es un placer. También dicen que deberíamos ir al cine solos alguna vez.

¿Qué tipo de actividades os gusta hacer en soledad? ¿Qué actividades invitan a realizarse en solitario?

 

Anuncios

3 pensamientos en “¿Estar solo o sentirse solo?

  1. Hay personas a las que no les gusta ir solos a ningún sitio. Siempre quieren ir acompañados por familiares o amigos. Ir de compras, al médico, puede ser un problema si no tienen con quién ir. Sin embargo, hay otras que como yo, el llevar compañía más bien representa una molestía. Parece que se tarda más en hacer las cosas y no puedes disponer de tu tiempo antes y después del recado.¿Tendrá ésto que ver con el nivel de sociabilidad de cada persona?
    Cande.

  2. Hola Cande!
    Veo que eres una persona muy práctica a quien no le gusta perder el tiempo! No pasa nada, el que no vayas acompañada a hacer recados no significa que seas poco sociable. Para ti existe un tiempo para dedicar a tus amistades y otro para hacer tus “recados” como dices, que aprovechas más si vas sola.

  3. Nacemos y morimos solos. Crecemos en compañia. Los otros nos hacen crecer. Por tanto pienso yo, que cada uno de nosotros vivimos, interna o íntimamente esa dualidad: el individualismo y el asociacionalismo (por llamarle de alguna manera), Cuando nos duele o nos incomoda uno de los dos estado es que algo falla, y la subjetividad esta ocupando un espacio inadecuado. Encontrar el punto de encuentro, del cruze equilibardo es la felicidad, el sentido de este caminar por la vida o ¿no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s