INTRODUCCIÓN AL MES DEL ASCO

El asco es considerado por Ekman una emoción básica, y la describe como un sentimiento de aversión. Aversión al sabor, olor, visión, oído, tacto e incluso pensamiento de algo ofensivo y desagradable para nosotros. También pueden provocarnos asco ciertas acciones o incluso ideas.

Como emoción básica, el asco es universal, pero los “provocadores” del asco varían según la cultura. Muchas comidas que son “asquerosas” para la cultura occidental no lo son para la oriental (carne de perro, insectos…). Sin embargo, existen cinco elementos que producen asco a todas las culturas: las heces, el vómito, la orina, los mocos y la sangre. Son, curiosamente, elementos de nuestro cuerpo que, fuera de él nos parecen asquerosos a todos.

El asco es una emoción innata, como todas las emociones básicas, pero no se manifiesta hasta el cuarto año de vida. Antes de esa edad los niños sienten repugnancia hacia cosas que tienen mal sabor, pero no asco.

La expresión facial de esta emoción se manifiesta con el labio superior de la boca elevado del todo y el labio inferior sobresaliendo un poco. La nariz se arruga profundamente y la zona cercana a las fosas nasales se eleva. Las mejillas suben y las cejas bajan. Si el asco es muy profundo, la lengua sale ligeramente. La expresión facial del asco es fácilmente confundible con la de la rabia, y es que a veces la rabia puede convertirse más tarde en asco. Con el asco se activan la salivación y las náuseas, pudiendo dar lugar incluso al desmayo. A nivel cerebral el asco se genera en el sistema límbico. Hay autores que no consideran el asco como una emoción, sino más bien como una reacción fisiológica.

La funcionalidad del asco es clara, es útil para librarnos de aquello que consideramos asqueroso, desde comida en mal estado hasta formas de comportamiento inaceptables para nosotros.

Anuncios

3 pensamientos en “INTRODUCCIÓN AL MES DEL ASCO

  1. Y ahí va mi pregunta de examen…las cucarachas dan miedo o asco?? Se diría que es una fobia pero a todos los que les preguntas dicen que les dan asco (yo la primera :D). Ah!, y muy ilustrativa la descripción de la cara de asco…jejeje. Besos!!

    • Hola, Patricia,
      Gracias por tu interesante pregunta. Justamente nos habíamos estado documentando sobre el tema. Los estudios demuestran que las cucarachas provocan las dos cosas, asco y miedo, aunque es cierto que las personas que padecen fobia tendirán a sentir más asco. Precisamente en otro tipo de fobia, a las arañas, se ha encontrado que se activan zonas cerebrales relacionadas con ambas emociones. De hecho, algunos investigadores sugieren que precisamente nos generan asco aquellos animales que solemos relacionar con enfermedades (como cucarachas, ratas o arañas). Parece ser que viendo estos animales la sensación de asco correlaciona con la de miedo, pero esto no sucede viendo otro tipo de animales que no solemos imaginar como portadores de enfermedades, como podrían ser los grandes depredadores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s