Contra las emociones desbordadas

Existen momentos en los que nos podemos sentir “superados” por determinadas situaciones. Esto ocurre normalmente cuando consideramos que no tenemos herramientas o estrategias suficientes para hacer frente a las dificultades que se nos plantean. El estrés es una respuesta fisiológica que aparece a raíz de enfrentarse a este tipo de situaciones, que normalmente se perciben como amenazantes o excesivamente exigentes.

Cuando el estrés aparece de forma aguda y puntual (por ejemplo, en un examen) resulta útil aplicar técnicas de relajación. Todas las técnicas de relajación tienen como objetivo reducir el nivel de activación fisiológica y psicológica de la persona. Lograr disminuir la ansiedad conllevará una reducción de la tensión muscular, el descenso de la presión arterial y una disminución del ritmo cardiaco y de la frecuencia respiratoria. Al mismo tiempo que adquirimos serenidad corporal favorecemos el equilibrio mental. Para conseguir relajarnos es muy importante trabajar tanto cuerpo como mente, ya que se trata de dos entidades íntimamente conectadas. El deporte también puede ser una muy buena técnica de relajación, el trabajo físico ayuda a aliviar tensiones y libera hormonas que promueven el estado de bienestar psicológico.

Sin embargo, cuando hemos de enfrentarnos a situaciones estresantes de menor intensidad que nos acompañan en nuestro día a día (por ejemplo, obligaciones laborales) puede ser de gran utilidad “las charlas con uno mismo”. Para dominar nuestros sentimientos es necesario pararse a escucharlos, evaluarlos y decidir cómo enfrentarlos. En muchas ocasiones, emociones como el miedo, la tristeza o la ira vienen acompañadas de valoraciones negativas sobre uno mismo, como “soy inútil”, “no sirvo para esto” o “jamás aprenderé”. Estas connotaciones empeoran nuestra percepción sobre el problema en cuestión y aumentan la sensación de incapacidad para resolverlo, lo cuál indudablemente fomenta el estrés. Para evitar este círculo vicioso, se ha de intentar profundizar en lo que hay detrás de un determinado sentimiento y eliminar los pensamientos destructivos que vienen asociados. Tener una actitud positiva y optimista ante cualquier situación evitará que nos sintamos “desbordados”.

No existen formulas mágicas para manejar las emociones, cada persona debe aprender a conocerse a sí mismo y ver que estrategias le funcionan mejor. Por ejemplo en el caso de sentir ira habrá personas que prefieran hacer deporte para liberarla y otras que se sientan mejor sólo distrayéndose con cualquier otra cosa. Vosotros ¿qué tipo de estrategia soléis usar para dominar vuestras emociones? ¿Os funcionan siempre?

Anuncios

Un pensamiento en “Contra las emociones desbordadas

  1. Yo puedo recomendar una terapia muy buena para resolver la tensión: la música. Cualquier músico te puede decir que cuando está con su instrumento, se libera de todo el estrés y la tensión (que por desgracia, es un inevitable compañero de viaje en nuestras vidas).

    Gran post, cada vez se necesita más tiempo para uno mismo. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s