Poniéndose en sus zapatos

(Artículo de colaboración, por Cristina Vázquez, Psicóloga)

En el lenguaje cotidiano utilizamos muchas expresiones que hacen referencia a la empatía. Algunas de ellas son ponerse en los zapatos del otro, ponerse en la piel del otro, ver con las gafas del otro, sentirse comprendido, conectar con alguien y un largo etcétera de frases y palabras con las que nos referimos a la empatía. Podemos concluir que teniendo tantas maneras de referirse a ella, se trata de algo muy importante en nuestras vidas. No tenemos más que pensar en cómo nos hemos sentido cuando hablando con alguien notamos que nos ha comprendido.

La empatía se define como la capacidad de ponerse en el lugar del otro, entenderlo y ser capaz de demostrárselo. La segunda parte es la más complicada. ¿Somos capaces de demostrar al otro que lo entendemos? ¿Cómo se lo demostramos?  La respuesta a estas preguntas implica aspectos tanto del lenguaje verbal como no verbal. Por ejemplo, debemos escuchar atentamente a la persona y hacérselo notar tanto con nuestro lenguaje (“ya ves”, “te entiendo”…) como manteniendo la mirada fija en la persona, con una postura cercana y con gestos de asentimiento.

Es evidente que ser empáticos requiere de un tiempo para escuchar al otro atentamente, para observarlo y ofrecerle lo que necesita. Muchas veces lo que el otro necesita no es más que un abrazo, o una palabra de ánimo o simplemente un rato para poder expresarse y sentirse comprendido. En el mundo en que vivimos, lleno de exigencias y cosas que requieren de nuestro tiempo, muchas veces sólo nos prestamos atención a nosotros mismos. Por eso debemos pararnos un momento y pensar si no nos hemos olvidado de lo más importante, si somos capaces de escuchar empáticamente a los que tenemos cerca.

Hasta ahora hemos reflexionado sobre ser empáticos con los demás. Pero también tendríamos que preguntarnos si somos empáticos con nosotros mismos, si nos dedicamos el tiempo necesario para escucharnos, comprendernos y mimarnos. En definitiva,  ¿nos ponemos los zapatos adecuados para nosotros?

Anuncios

Un pensamiento en “Poniéndose en sus zapatos

  1. Yo creo que hoy en día, por desgracia, la gente está acostumbrada a buscar unicamente su talla de zapatos y olvidar, que existe un mundo que necesita comprensión y muchas palabras de apoyo. Una gran entrada. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s