Emociones en cadena

Puede que sepamos identificar nuestras emociones, ¿pero sabemos identificar qué es lo que las causa? ¿Sabemos cómo influyen en nuestra manera de comportarnos? Son preguntas complicadas, pero… ¿Os habéis planteado alguna vez hasta qué punto nuestras emociones provocan una reacción en cadena?

Imaginemos que tenemos un mal día. Nos levantamos, y ya de buena mañana no nos encontramos muy bien. Luego vamos a trabajar y nos encontramos con un problema importante en el trabajo. A mediodía vamos a comer fuera y nos hacen esperar demasiado… ¿Cómo reaccionaremos cuando llegue el camarero con nuestro plato?  Probablemente estemos muy enfadados, pero es posible que nuestro enfado esté aumentado exponencialmente gracias al mal día que llevamos. Ahora imaginemos que tenemos una reacción desproporcionada, ¿creéis que se podría haber evitado? Por ejemplo, supongamos que empezamos a gritarle al camarero. ¿Os habéis planteado cómo se sentiría él? ¿O qué consecuencias podría tener nuestra reacción en su vida? Por ejemplo, podría ser que volviera enfadado a su casa y acabara discutiendo con su familia. Así, sin quererlo, habríamos provocado una cadena de reacciones emocionales que nos afectarían no solo a nosotros, sino también a otras personas.

Si somos conscientes de cómo se encadenan nuestras emociones, será mucho más sencillo controlarlas. En el caso anterior, si cuando nos empezamos a enfadar esperando en el restaurante pensamos en cómo nos ha ido el día, será más sencillo que pensemos que tal vez estemos reaccionando de manera desproporcionada, y empecemos a calmarnos. Del mismo modo, muchas veces podemos ver estas reacciones en los demás. Por ejemplo, a veces algunas personas pueden pagar su malestar con nosotros cuando en realidad no somos los causantes. ¿Creéis que podría ayudar que vosotros intervinierais antes de que empezara la reacción en cadena? Lo que está claro es que cuando el otro esté realmente enfadado será muy difícil razonar.

Si pensáis en vosotros mismos o en vuestros conocidos, seguro que encontráis muchos patrones de emociones en cadena que se repiten, y que podríais detener en algún punto antes de que fuera demasiado tarde. ¿Cuáles se os ocurren?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s