Pregúntale a tu cuerpo: ¿Qué es lo que te gusta?

El placer es una sensación agradable que aparece cuando una persona ha satisfecho una necesidad. Existen diferentes tipos de placer, el placer físico, el psíquico o emocional, el placer intelectual… El placer físico surge de la estimulación de los órganos de los sentidos (escuchar la música que nos gusta, comer nuestro plato favorito, observar una obra de arte…).

El sentido del tacto es también un importante generador de placer físico. Cosquillas, masajes, cuidado del propio cuerpo mediante el deporte, realce de la cara mediante maquillaje… Son formas de conocer y explorar nuestro cuerpo y saber qué sensaciones nos resultan agradables y cuáles no. La relajación que produce un masaje puede ser agradable para unos y desagradable para otros, así como la sensación de cansancio después de ir a correr, el efecto de las cosquillas en diferentes zonas del cuerpo o los pinchacitos en una sesión de acupuntura. Conocer el propio cuerpo no es solo una manera de obtener placer, sino de aceptar nuestro físico y sentirnos bien con él. Hemos de mirarnos al espejo y, en lugar de rechazar a nuestro cuerpo, aceptarlo y realzarlo.

Otro tipo de placer físico es el placer sexual. Cuando empezamos a interesarnos por las relaciones sexuales y nos volvemos “sexualmente activos”, todo el proceso suele iniciarse con la exploración del propio cuerpo para conocer qué es lo que nos excita y nos prepara para mantener una relación sexual. Explorar el propio cuerpo, por lo tanto, es la mejor manera de aprender qué tipo de estimulación nos gusta y dónde nos gusta, y este aprendizaje puede ayudarnos a disfrutar plenamente de nuestras relaciones sexuales con el otro.

Existen muchos tabús sobre la exploración del propio cuerpo, pero lo cierto es que en terapia sexual o de pareja, para algunas disfunciones sexuales como los trastornos de la excitación o del orgasmo, es importante que la persona realice una exploración en solitario o con la pareja de sus zonas erógenas y de las sensaciones placenteras o desagradables que les produce su tocamiento. ¿Creéis que esto puede resultar útil? ¿Por qué creéis que la autoexploración se considera un tema tabú?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s