Sin ti me falta el aire…

Nuestra pareja puede ser una gran fuente de felicidad para nosotros. Si estamos enamorados podemos incluso disfrutar con el mínimo gesto, quizás tan solo teniendo su presencia, pero… ¿Qué pasa si necesitamos tanto a la persona amada que sin él o ella nos falta el aire?

Como sostiene Walter Riso, amor y dependencia no tienen por qué ir de la mano. Así, por mucho que queramos a nuestra pareja no deberíamos dedicar el 100% de nuestra energía a una única persona. Puede parecer muy romántico tener una relación en la que seamos uno con el otro, pero a la larga lo más probable es que esto nos genere sufrimiento. Dependencia

Las personas dependientes emocionalmente tienen una gran intolerancia a la soledad. Además, sienten una fuerte necesidad de tener al otro cerca y tienen un miedo intenso a perderlo. Este miedo puede hacer que lleguen a invertir mucho esfuerzo en complacer a su pareja, para evitar que se marche. ¿Os parece eso un problema? Lo puede ser si al final por estar pendientes del otro se empiezan a olvidar de ellos mismos… Y es que en algunos casos, incluso se pueden llegar a dejar a un lado la mayoría de aficiones y círculo social. Para evitarlo es importante acordarse de guardar siempre un espacio personal, que sea solo nuestro, donde podamos hacer cosas que nos gusten sin el otro. Y es que aunque en las relaciones de pareja es básico saber adaptarse al otro, también lo es no ceder nunca al 100%. Si no… Corremos el riesgo de olvidarnos de nuestra esencia (quienes somos en realidad) y de no controlar el rumbo de nuestra propia vida.

¿Entonces no hay que ser nada dependientes? En realidad eso tampoco sería bueno. Y es que una mínima dependencia es básica para establecer y mantener el vínculo con nuestra pareja. Pensemos por un momento en el otro extremo: ¿Os imagináis cómo sería una pareja totalmente independiente, sin apenas vinculación? ¿Creéis que en este tipo de relación habría muchos problemas?

Anuncios

2 pensamientos en “Sin ti me falta el aire…

  1. Buenos días!!! yo creo que no es buena ni la dependencia ni la independencia, en extremo, como recalcáis en la entrada… Creo que en temas de pareja, el término “dependencia” siempre nos genera un miedo, precisamente a perder nuestra esencia.
    Creo que una pareja completamente independiente tendría un problema básico: la comunicación. Como ambos son libres de hacer y disponer de su tiempo como les plazca, no necesitan “dar explicaciones” y sería una relación que no llegaría a buen puerto por la falta de vínculo.

    Un saludo!

  2. Pingback: ¡Encuesta! « ParaEmocionarse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s