Introducción a los meses de las hormonas y la emoción

Las hormonas son sustancias que forman parte de la fisiología de todos los seres humanos. Normalmente, las hormonas circulan por la sangre, lo cuál facilita que puedan llegar a cualquier parte del organismo. Su papel principal es el de mensajeros químicos; es decir, ayudan en la comunicación, funcionamiento y coordinación de los diferentes órganos y sistemas que conforman el cuerpo humano.

Existen muchísimos tipos de hormonas, entre las más conocidas están: la testosterona, los estrógenos, el cortisol, la insulina o la melatonina. Pero existen muchas otras, como la hormona de crecimiento (somatotropina) o la hormona antidiurética (vasopresina), y todas ellas tienen funciones que resultan indispensables para la supervivencia del ser humano. Aunque muchas veces lo ignoremos, las hormonas están implicadas en funciones tan importantes como el embarazo, la digestión, el deseo sexual, el crecimiento y  el desarrollo corporal durante la adolescencia, entre muchas otras cosas.Hormonas principal2

Evidentemente, durante estos meses no podremos hablar de todas las hormonas y sus funciones, por eso nos centraremos en algunas hormonas que han demostrado tener un papel importante a nivel emocional. Es decir, profundizaremos en las hormonas que actúan sobre el sistema nervioso central (cerebro) y como consecuencia pueden desencadenar una serie de cambios en nuestra respuesta emocional y en nuestro comportamiento. Por ejemplo, es bastante conocido el hecho de que durante el ciclo menstrual, las hormonas sexuales femeninas producen cambios de humor (de mayor o menor intensidad dependiendo de la persona). Aunque también puede ocurrir lo contrario, que ciertas emociones desencadenen respuestas hormonales. Por ejemplo, el miedo o la irá suelen conllevar la segregación de una hormona llamada adrenalina. La adrenalina es la encargada de facilitar la respuesta de lucha o huida, mediante el aumento del ritmo cardiaco, el aumento de oxígeno y glucosa a los músculos, la dilatación de las pupilas y la supresión de procesos no vitales como la digestión.

Esto demuestra que emociones y hormonas tienen una relación bastante estrecha entre sí. Por eso queremos dedicar los próximos meses a exponer y profundizar esa dualidad cuerpo-mente. Pues, al fin y al cabo, tanto las emociones como las hormonas tienen un fin común: luchar por la supervivencia y preservar el bienestar del individuo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s