Hormonas y embarazo (tercera parte)

El tercer trimestre

El tercer trimestre se caracterizará por los altibajos emocionales. Puede ser la parte más dura del embarazo a nivel psicológico, pero también puede ser dura por los cambios físicos que comporta. Los órganos vitales tienen menos espacio, así el estómago presiona contra el diafragma, lo que puede producir el reflujo. La vejiga también está en un espacio muy pequeño, por lo que se tendrá que orinar cada hora, y además puede haber pérdidas de orina al toser, llorar o reír. También puede costar dormir, ya que el cuerpo es mucho más pesado y se puede sentir ansiedad por el inminente parto. Los antiguos miedos (como ser o no una buena madre) volverán a aparEmbarazo 3ecer, y también otros nuevos, relacionados sobre todo parto. Además, se tendrá una mayor sensación de vulnerabilidad y de pérdida de autonomía, ya que será imposible cumplir con todas las obligaciones cotidianas. Ya que el embarazo es particularmente duro en esta etapa final será importante que la madre se cuide, tanto a nivel físico como emocional.

La progesterona y los estrógenos estarán a niveles máximos, lo que será responsable de los cambios de humor o de que se pueda llorar por todo. Además, en esta fase tendrá un papel importante otra hormona, la relaxatina, que se encarga de ablandar el cartílago de las articulaciones para que el bebé pueda pasar por los huesos de la pelvis. Sin embargo, este proceso puede causar dolores en la cadera y la pelvis a medida que ambas se ensanchan y los ligamentos se estiran.

Las últimas semanas del embarazo se caracterizarán por una mezcla de emociones, y la embarazada se puede sentir cansada, ansiosa y a la vez alegre. Puede estar muy inquieta cuando salga de cuentas y sentir que la espera se hace larguísima.

El parto y las primeras semanas

Tras el parto pueden sentirse emociones muy intensas y distintas. Puede haber desde una sensación de júbilo hasta unas intensas ganas de dormir. Se producirá un cambio drástico en los niveles hormonales, la progesterona y los estrógenos disminuirán y la oxcitocina y la prolactina aumentarán, lo que puede provocar estos cambios emocionales profundos.

Zapatito3Las madres primerizas pueden sentirse ansiosas una vez abandonen el hospital y se encuentren con que no saben cómo cuidar a ese niño que requiere de toda su atención. Además, la combinación de cambios hormonales, junto con la falta de sueño, el dolor, y la ansiedad de no saber muy bien qué necesita el bebé altera el ánimo de todas las madres recientes. Por tanto, será importante tener un poco de ayuda durante las primeras semanas para tener tiempo de descansar un poco e irse adaptando a la nueva situación. Decidme, ¿cómo creéis que podríais ayudar a una amiga o familiar que acaba de tener un bebé?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s