Retazos del blog: Cuando el asco se convierte en enfermedad

El asco tiene un papel importante en algunas enfermedades mentales, según han demostrado investigaciones recientes. Así, podría estar implicado en algunos tipos de fobias, en los trastornos alimentarios, en algunos trastornos sexuales y en algunos casos de trastorno obsesivo compulsivo (también conocido como TOC). De este último me gustaría hablar más extensamente.

¿En qué consiste el TOC? Vamos a imaginarnos por un momento que lo padecemos. Por un lado tendríamos constantemente ideas obsesivas, ya fueran pensamientos, impulsos o imágenes, que interpretaríamos como algo molesto, inapropiado o incluso absurdo. Por ejemplo, algunas ideas obsesivas podrían ser tener dudas exageradas sobre si hemos cerrado las luces, el gas o la puerta de casa (aunque lo hayamos comprobado repetidas veces), o tener que contar las baldosas que pisamos cuando cruzamos una habitación. Lo más importante es que estas ideas nos causarían un malestar o ansiedad significativos. Y por supuesto se trataría de algo distinto a las preocupaciones habituales de la vida cotidiana. Seríamos conscientes de que estos pensamientos son producto de nuestra mente, e intentaríamos encontrar la manera de suprimirlos o sustituirlos por otros, aunque posiblemente volverían a molestarnos al cabo de un rato.Cuando el asco se convierte en enfermedad

Por otro lado, tendríamos la necesidad de realizar lo que se conoce como compulsiones, es decir, comportamientos o actos repetitivos que nos podrían parecer innecesarios o excesivos, como podría ser tener que lavarnos las manos varias veces después de tocar cualquier cosa que pueda estar mínimamente sucia. El problema principal sería que si intentáramos evitar hacer esas conductas sentiríamos una gran ansiedad. Y lo más importante es que o bien las ideas obsesivas o las compulsiones interferirían en nuestra vida diaria, ya fuera haciéndonos perder un tiempo significativo o interfiriendo en nuestras rutinas diarias, en el trabajo (por ejemplo, llegando tarde), los estudios o en nuestra vida social. Con toda esta información, ya os habréis hecho una idea de lo difícil que puede ser convivir con este trastorno.Cuando el asco se convierte en enfermedad2

¿Pero qué tiene todo esto que ver con el asco? La mitad de las personas que sufren TOC tienen pensamientos relacionados con el temor a la contaminación. Y precisamente se ha demostrado que, contrariamente a lo que se creía previamente, este temor está relacionado con el asco y no solo con el miedo. Es curioso cómo la manifestación del asco de manera desmedida puede afectar a la vida de una persona. ¿Pero os imagináis qué pasaría si lo lleváramos al otro extremo? ¿Creéis que sería un problema no sentir asco en casi ninguna situación?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s