Retazos del blog: Hurgando en la culpa

El término culpa ha sido un concepto que históricamente ha estado vinculado con la Biblia, y que actualmente es muy usado en el ámbito jurídico. Quizá porque la culpa, de algún modo, está ligada a la moralidad, a los cánones que separan el “bien” del “mal”. Pero en todo caso, bajo este término siempre subyace la idea de conflicto entre comportamiento y moral, ya sea porque piensas que lo que se ha hecho no debería haberse hecho o porque crees que no se ha hecho “correctamente” (y lo opuesto, algo que no se hizo y se debería haber hecho).

Evolutivamente se piensa que la culpa era una emoción que ayudaba a mantener relaciones favorables con aquellos con los que se cohabitaba. En cierto modo sentirse culpable al herir a una persona consigue que posteriormente se procure no volver a perjudicar ni a esa persona ni a otros. Lo que a su vez, aumenta las probabilidades de los individuos de formar parte de una buena tribu/sociedad e indirectamente también hace crecer las posibilidades de supervivencia. La culpa favorece que la persona muestre arrepentimiento y pida perdón. Esto ayuda a la persona herida a olvidar y ampara el objetivo social de “mantener el grupo unido”. Persiguiendo este mismo objetivo, la culpa también ha sido usada como método para manipular, controlar o influir en los otros. Esto quizá sea debido a que se trata de una emoción que deriva del miedo.Culpa Retazos

La culpa es una experiencia emocional que está estrechamente ligada con el remordimiento. El remordimiento es una respuesta emocional que surge del arrepentimiento por una acción pasada que es considerada hiriente, vergonzosa o violenta. La expresión de dicho arrepentimiento suele ir acompañada del popular “lo siento”. Pero existen estudios que concluyen que para que una disculpa sea eficaz debe incorporar una serie de requisitos como: detalles sobre la ofensa, el reconocimiento de la herida o el daño hecho, la aceptación de la responsabilidad, expresiones de arrepentimiento, humillación o remordimiento, la petición de perdón y la expresión de un compromiso de cambio o la promesa de que no volverá a ocurrir.

Según los expertos existen varias patologías que carecen de la sensación de culpa o remordimiento. La psicopatía, la sociopatía y el trastorno de personalidad antisocial comparten una característica que los psicólogos llaman “falta de razonamiento moral”, es decir, incapacidad para evaluar o valorar las situaciones desde una perspectiva moral. Esta particularidad los priva de culpa pero a la vez los incapacita para establecer relaciones prósperas con los demás. ¿Creéis que delinquir es mucho más “fácil” cuando no existe culpa ni remordimiento?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s