Experiencias personales: ¡Menstruando!

Artículo de colaboración, por Menstruada

Generalmente  la semana antes de que me vaya a venir la regla, es decir, al final de la fase lútea, ya suelo notarme diferente. A veces son estos cambios los que me recuerdan que la llegada de la menstruación está próxima. Y es que suelo olvidarme una vez se ha ido.  Está bien apuntarse cuando hace su aparición estelar para ir calculando y hacer previsión.

Como digo, los cambios que me avisan que he de hacer aprovisionamiento de tampones y compresas (estoy pensando en probar la copa menstrual) son de tipo físico y emocional. Pero los que vivo con más intensidad son éstos últimos.

Los físicos acostumbran a ser hinchazón de los pechos (según el mes acompañado de dolor) e hinchazón de la barriga. Esto es debido a la retención de líquidos que hace que me sienta más pesada y en baja forma. También me siento más soñolienta de lo normal y me cuesta más hacer las cosas, como si estuviera cansada, sin energía. Por la zona de los ovarios noto una molestia a medida que se acerca el día. Cuando estoy en plena menstruación, esta zona suele dolerme bastante los dos primeros días. Una cosa curiosa que me pasa es que a veces y últimamente más la verdad, el tercer día no mancho nada, da la sensación que se ha acabado pero al día siguiente vuelvo a sangrar otra vez. Tengo la regla de forma regular y cada vez me dura menos.Menstruando

He hablado un poco sobre lo que noto a nivel físico pero sin duda lo que vivo de forma más intensa son los cambios emocionales. Me siento más irritable e hipersensible de lo habitual. Cualquier cosa me molesta y tengo cambios bruscos de humor que pueden dejar perplejo/a o molesto/a a la persona que tenga al lado. A veces, mi estado de ánimo está más bajo, y es más fácil que sienta tristeza y desánimo. Suelo llorar más. Y si hay algo que me esté preocupando más en esos momentos puede que su vivencia se vea influida y/o alterada debido a los cambios hormonales. Hay que tener en cuenta que las hormonas tienen su peso en el estado de ánimo y si nos encontramos más tristes de lo normal está bien pensar en qué momento del ciclo menstrual nos encontramos y poder entender que no estamos deprimidas.

Concluyendo, me gustaría decir que tener la regla forma parte de todo un ciclo menstrual que tiene lugar a nivel interno pero también se manifiesta en el exterior. En nuestro cuerpo y en nuestras emociones. Es un proceso natural que como tal se ha de entender, integrar y normalizar, no sólo por las mujeres sino por todo el conjunto de la sociedad. Esto significa poder hablar de ello con naturalidad para poder desmitificar y no estigmatizar todo lo que rodea a lo visible del proceso, como el típico mito de la mujer histérica o la sangre menstrual.

Anuncios

Un pensamiento en “Experiencias personales: ¡Menstruando!

  1. Muy buena aportación sobre el tema. Un tema muy poco tratado e incluso considerado como tabú entre las propias mujeres. Recuerdo que tuve que indicar a una profesora de sexto curso que pusiera algún contenedor en los lavabos de las chicas. Así las alumnas no tendrían que guardar las compresas usadas en la mochila y llevárselas a casa como estaban haciendo hasta entonces. Me lo agradeció, ni ella misma que era mujer había caído en la cuenta. Cande

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s