Retazos del blog: Magia, sorpresa y engaño

¿Qué es lo que nos atrae de la magia? ¿Cómo puede un mago dejarnos hipnotizados con sus trucos? En realidad la magia siempre juega con la sorpresa. Imaginad el típico truco en el que el mago rompe en pedazos la carta que habéis escogido. Pero luego, mágicamente, la carta aparece en su bolsillo, intacta, y es exactamente la vuestra. Nos sorprende porque es algo inesperado. Hemos visto cómo se rompía la carta, nuestra lógica nos dice que una vez destruida no puede volver a su estado anterior, pero allí la tenemos, delante nuestro.

Naturalmente, siempre sabemos que hay un truco detrás. Pero lo bonito es justamente que nos dejemos llevar y sorprender por la magia. De todos modos, no todo el mundo es igual. Hay personas a las que no le gusta bajar la guardia, y cuando ven un juego de magia intentan exclusivamente fijarse en los detalles que delaten al mago para poder averiguar el truco. Otros, aunque conozcan el truco de antemano, dependiendo de las personas que tengan delante quizás intenten hacer ver que no lo conocían y hacerse los sorprendidos.Emociones y magia

El problema es que hacerse el sorprendido puede ser más difícil de lo que parece, no es sencillo fingir sorpresa de manera creíble. Sobre todo porque, como ya hemos comentado anteriormente, la sorpresa apenas dura unos segundos. Por tanto, si vemos a alguien con una expresión de sorpresa que dura demasiado (normalmente más de uno o dos segundos), podemos saber que la expresión es falsa. Además, lo habitual es que primero aparezca la expresión facial y luego la persona comunique verbalmente que se ha sorprendido, si sucede al revés no se tratará de una expresión sincera. Finalmente, existe la posibilidad de que no exista ninguna expresión facial de sorpresa (aunque se exprese verbalmente). Esto nos puede indicar que la persona no interpreta un hecho como novedoso, es decir, que ya lo conocía. Si nos dice lo contrario, probablemente nos está engañando.

Precisamente el engaño es también algo con lo que habitualmente juega un buen mago. Intenta distraer a su público, haciendo que se fije en unos detalles y no en otros, llevándole a su terreno. Aunque hay que recalcar que en la magia el engaño es consentido, ya que el público acepta dejarse llevar y sorprender por las ilusiones del mago, como en el ejemplo del juego de la carta que se rompe en pedazos, que hemos mencionado al principio del texto. Ahora que volvemos a hablar del juego, posiblemente os preguntéis cuál es exactamente el truco, pero la regla básica de la magia es que los trucos no se explican… De todos modos, aún queda espacio para reflexionar sobre el tema. ¿Qué es lo que os gusta a vosotros de la magia? ¿Qué emociones os suscita?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s