MENOPAUSIA III: LA FASE DE POSTMENOPAUSIA

Un año después del inicio de la menopausia (es decir, cuando ha pasado un año desde la última menstruación), da comienzo la fase de postmenopausia y perdura hasta la senectud (es decir, hasta aproximadamente los 65 años). La razón por la que se espera un año hasta poder afirmar que la mujer está postmenopáusica, es que normalmente la menstruación es tan errática durante los últimos años de la perimenopausia que pueden pasar largos periodos entre una menstruación y otra. Dejar un año de intervalo permite confirmar que los ovarios ya están inactivos y que el ciclo de ovulación ha cesado completamente. Lo que conlleva la infertilidad de la mujer.

En un análisis de sangre, la postmenopausia se detecta por los altos niveles de FSH y LH. Por otro lado, los niveles de las hormonas sexuales femeninas (estrógenos y progesterona) siguen bajando durante algún tiempo. Esto implica que algunos síntomas de la menopausia aún pueden estar presentes, por ejemplo, los sofocos pueden tardar años en desaparecer. Pero lo más característico de este periodo de postmenopausia es que pueden empezar a aparecer otros efectos a causa de la falta de estrógenos que perduraran el resto de la vida, como son la osteoporosis o la atrofia de la vagina.

La dramática reducción de los niveles de hormonas sexuales femeninas, especialmente los estrógenos, tiene un gran impacto en muchas partes del organismo, entre los que destacan el hueso, la piel, los vasos sanguíneos y el cerebro. Incluso hay varios autores que destacan el importante papel de los estrógenos en el estado de ánimo y la regulación afectiva. De hecho, en un estudio reciente han observado que las mujeres postmenopáusicas que recibían una terapia hormonal sustitutiva mostraban una mayor activación en el circuito de procesamiento emocional en comparación con las que no recibieron ningún tratamiento. Sin embargo, la mayoría de los estudios encuentran que no existe una relación directa entre los niveles de estrógenos y el estado de ánimo o los síntomas depresivos.Fin del ciclo menstrual

Dado que la menopausia es un proceso natural y no es considerada una enfermedad, normalmente sólo se recomienda un tratamiento (el más común es la terapia hormonal sustitutiva) cuando los síntomas producidos por la pérdida hormonal producen malestar o dificultan la vida de la mujer. Por supuesto, la decisión de tomar o no un tratamiento debe ser consensuada entre la paciente y el profesional médico. Dicha decisión debería tomarse en el momento de la menopausia, porque en la postmenopausia el tratamiento ya no sería efectivo. ¿Conocéis a alguien que este tomando tratamiento hormonal sustitutivo? ¿Qué ventajas y qué inconvenientes creéis que tiene optar por una terapia hormonal sustitutiva en la menopausia?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s