El culto al cuerpo: vigorexia y esteroides

Hace ya varias décadas que se producen un tipo de sustancias químicas similares a la testosterona, llamadas esteroides anabolizantes. Estas sustancias empezaron a desarrollarse para el tratamiento de distintas afecciones médicas, como por ejemplo problemas de crecimiento, disfunciones sexuales o alteraciones musculares producidas por el SIDA. Usando las dosis correctas, los esteroides anabolizantes imitan las funciones/efectos que tiene la testosterona en el cuerpo humano, incluido el desarrollo de la musculatura. Este efecto fue lo que propulsó que dicha sustancia, propia del ámbito médico, se comercializara para otros fines.Vigorexia
El problema reside en que el abuso o la adicción al consumo de esteroides anabolizantes tiene consecuencias fatales para el organismo. Puede producir serios cambios a nivel metabólico y nutricional, que con el tiempo pueden conllevar problemas óseos, cardiacos, etc. De hecho, el abuso de esteroides también puede provocar serios síntomas psiquiátricos, entre los que se encuentran la manía, la depresión, la agresión o la violencia, y menos frecuentemente, la psicosis y el suicidio. Como ocurre con cualquier otra droga, cuando se deja de consumir esteroides se sufren las consecuencias del síndrome de abstinencia.
En un estudio realizado en universitarios americanos, se observó que el consumo de esteroides anabolizantes estaba relacionado con ejercicio compulsivo, alteración de la imagen corporal y actitud perfeccionista. Además, este comportamiento era independiente del género, lo que quiere decir que tanto los hombres como las mujeres que consumían estas sustancias compartían las mismas características.
El consumo habitual de sustancias anabolizantes suele ir acompañado de ejercicio intenso, dado que el objetivo principal suele ser alcanzar el volumen muscular que se desea. En los casos más extremos, la obsesión por desarrollar los músculos puede llegar a convertirse en un trastorno llamado vigorexia (o dismorfia muscular). La vigorexia es un desorden emocional que se caracteriza por una preocupación excesiva por la musculatura y una distorsión de la forma corporal. Es decir, la persona que lo padece suele verse a si mismo como débil y escuálido, cuando en realidad es fuerte y musculoso. Normalmente, la vigorexia es más común en hombres, aunque también se da en mujeres, y la mayoría de los casos se presentan entre los 15 y los 35 años. Se trata de un trastorno que ha sido descrito muy recientemente, ¿creéis que se debe a la obsesión por el “culto al cuerpo” que impera en la sociedad actual?

Anuncios

4 pensamientos en “El culto al cuerpo: vigorexia y esteroides

  1. Hola! Desde mi punto de vista, la influencia social y cultural es muy importante en este tipo de trastornos en los que impera “el culto por el cuerpo”.
    Por cierto, me parece muy interesante vuestro blog y el enfoque que le dais desde la perspectiva de las emociones. Aprovecho para invitaros a visitar mi blog, espero que os guste también. Un saludo 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s