Mujeres transexuales y hormonas: De hombre a mujer

Cuando hablamos de “mujer” o “hombre” transexual hacemos referencia al género con el que se identifica esa persona, no al sexo biológico original. Es decir, cuando hablamos de una mujer transexual, se tratará de una persona que nació con un cuerpo masculino, aunque se siente mujer.

Antes de empezar el tratamiento hormonal será necesaria una correcta evaluación por parte de profesionales de la salud mental, y la emisión de un informe. Si la persona no lo ha hecho ya, también se le sugerirá empezar a vivir su día a día como mujer, utilizando siempre ropa femenina, cambiando de nombre… (lo que se conoce como “experiencia en la vida real”). Es necesario haber realizado esta experiencia durante 3 meses o más, o realizar un periodo de psicoterapia tras la evaluación inicial (normalmente de un mínimo de 3 meses). Hay que tener en cuenta que en España este tratamiento se puede tomar únicamente a partir de los 18 años (o a partir de los 16 si se cuenta con la autorización del tutor legal). Será muy recomendable que todo este proceso se lleve a cabo en una unidad especializada con un enfoque multidisciplinar.

En una segunda fase, la mujer transexual realizará una evaluación endocrinológica previa a la terapia hormonal. Si no existe contraindicación y una vez se le haya informado de las distintas opciones terapéuticas, riesgos para la salud, y se le haya pedido un compromiso para realizar el seguimiento establecido podrá empezar el tratamiento hormonal.

La terapia hormonal más eficaz para las mujeres transexuales suele ser una combinación de fármacos que suprimen la producción de andrógenos (hormonas masculinas) junto la administración de estrógenos (hormonas típicamente femeninas). El uso de progesterona es controvertido y se utilizará únicamente en algunos casos. El tratamiento hormonal producirá una serie de cambios como la modificación la distribución de la grasa corporal (aumentando en caderas y muslos), descenso de la erección o del volumen testicular y aumento de los senos. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no siempre se obtendrá el volumen de pecho deseado. Tampoco habrá una completa feminización de la voz ni desaparición del vello facial si tras la pubertad se habían desarrollado plenamente estas características masculinas. Por otro lado, el tratamiento hormonal puede provocar algunos efectos secundarios, como alteraciones del humor, depresión o baja libido.

El tratamiento deberá tomarse de por vida, y los cambios podrán manifestarse incluso hasta dos o tres años tras el inicio del tratamiento. Como ejemplo os dejamos este vídeo que recoge en más de 1000 imágenes el cambio de una mujer transexual producido durante 3 años. ¿Qué os parece?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s