Emociones en positivo

Como hemos comentado alguna vez, nuestro cerebro tiene tendencia a prestar atención a lo negativo. Esto es algo evolutivo y ligado a nuestra supervivencia, ya que en épocas primitivas para sobrevivir era más importante darse cuenta de los peligros (por ejemplo, el ataque de una fiera) que de la belleza de la vida (por ejemplo, un atardecer o los colores de una flor).

Sin embargo, hoy en día con el tipo de vida que tenemos estos mecanismos ya no resultan tan necesarios. De hecho, fijarse en lo positivo puede tener importantes beneficios para nuestro estado de ánimo y salud. Es algo que se puede entrenar y mejorar si se practica habitualmente. Por ejemplo, podemos escribir en un papel 3 buenos momentos que hayamos tenido durante el día y pararnos un momento a disfrutar de las sensaciones agradables que nos genere ese recuerdo. Otra opción es jugar a este juego, en el que tenéis que identificar la cara sonriente de un conjunto de caras. ¿Os resulta fácil encontrarla?

Anuncios

2 pensamientos en “Emociones en positivo

  1. Muy interesante el juego. ¿Tiene fin?,
    Yo, tengo que reconocerlo, siempre veo lo negativo de las cosas. Supongo que por eso he sobrevivido. Pensar mal, tener miedo, ser precabido, desconfiado, egoista etc. nos ayudan a evitar problemas en la vida. ¿No sé como lo veis?

    • Hola, Cande,

      El juego sí que tiene fin, aunque hay que jugar bastante rato para acabarlo. De todos modos tampoco es necesario llegar al final, la idea es entrenar nuestra capacidad de fijarnos en lo positivo unos minutos.

      Respecto a lo que comentas de que algunas cosas como “pensar mal, tener miedo, ser precabido, desconfiado, egoista nos ayudan a evitar problemas en la vida”, pensamos que según el momento y situación puede llegar a ser beneficioso, aunque dependerá del caso concreto. Por ejemplo, como comentamos en algunos artículos el miedo es una emoción básica y por tanto adaptativa, y nos sirve para avisarnos de un posible peligro y prepararnos para reaccionar en consecuencia. Imaginemos una situación concreta, si está a punto de atropellarnos un coche sentir miedo nos ayudaría a reaccionar para evitarlo. Así que en general, prestar atención cuando sentimos miedo sería positivo . Sin embargo, cuando el miedo es excesivo y nos paraliza, no permitiéndonos realizar por ejemplo tareas del día a día (como por ejemplo si sentimos miedo a salir a la calle y no salimos de casa), se convierte en algo que no nos ayuda, sino que por el contrario nos crea más problemas. Lo importante será encontrar el equilibrio adecuado según la situación.

      Un abrazo,

      PraEmocionarse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s