Retazos del blog: Estrechando lazos

El tipo de relación que mantenemos con nuestra pareja, nuestros amigos o nuestra familia es una parte importante de nuestra satisfacción con la vida. En psicología se usa la palabra “vínculo” para hacer referencia a la unión o apego que existe entre dos personas. Las vinculaciones afectivas suelen crearse con aquellas personas con las que mantenemos relaciones íntimas, duraderas, constantes y estables.

El componente sexual es una pieza básica de la vinculación afectiva que se crea entre una pareja de adultos, aunque evidentemente no es la única. El cuidado y la protección que se establece entre ambos también es un componente clave. Pero para hablar de una vinculación afectiva fuerte, sea del tipo que sea (no sólo de pareja), es necesario que se den una serie de características: debe establecerse entre dos personas concretas, de manera que ninguna de ellas sea intercambiable por otra; la relación debe ser emocionalmente significativa; deben tener un contacto continuo y permanente; la relación debe ser persistente y en caso de separación las personas implicadas se sentirán tristes, ansiosas, abandonadas, etc.; pero ante todo es absolutamente imprescindible que las personas se sientan cómodas y seguras con la relación.

Cuando mantenemos un vínculo estrecho con otra persona, eliminamos barreras y tendemos a aproximarnos corporalmente a ella. Es decir, aumentan las caricias, los besos, los abrazos y el contacto en general. Antropológicamente el contacto físico ha sido algo natural y necesario para afianzar los vínculos establecidos con los otros, a la vez que servían para demostrar cariño y amor. De esta manera, se convirtió en una forma de comunicar nuestros sentimientos y emociones de manera no verbal, usando la expresión corporal ¿Os podéis imaginar cómo sería una vida en la que no pudieseis tocar a ninguno de vuestros seres queridos? Probablemente nos resultaría difícil e insatisfactorio resignarnos a esa situación.

Las demostraciones de afecto forman parte de nuestra vida desde que nacemos, y pueden resultar determinantes en los vínculos que establecemos cuando somos adultos. Por ejemplo, hay teorías que afirman que cuando eres adulto el vínculo que estableces con una pareja es similar al vínculo que mantienes con tus padres. Según estas teorías la forma y la calidad de los vínculos afectivos es algo que se aprende dentro de la familia ¿Creéis que esta teoría se ajusta a la realidad? ¿O pensáis que los vínculos que establecemos dependen más de nuestra personalidad?

Anuncios

Emo-curiosidades: El código de la felicidad

¿Habéis oído hablar del apego en los niños? Este corto vídeo lo ilustra muy bien. Observad los cambios faciales del niño mientras se acerca a su madre. ¿Qué diferentes emociones creéis que experimenta el niño durante estos pocos segundos?

Estrechando lazos

El tipo de relación que mantenemos con nuestra pareja, nuestros amigos o nuestra familia es una parte importante de nuestra satisfacción con la vida. En psicología se usa la palabra “vínculo” para hacer referencia a la unión o apego que existe entre dos personas. Las vinculaciones afectivas suelen crearse con aquellas personas con las que mantenemos relaciones íntimas, duraderas, constantes y estables.

El componente sexual es una pieza básica de la vinculación afectiva que se crea entre una pareja de adultos, aunque evidentemente no es la única. El cuidado y la protección que se establece entre ambos también es un componente clave. Pero para hablar de una vinculación afectiva fuerte, sea del tipo que sea (no sólo de pareja), es necesario que se den una serie de características: debe establecerse entre dos personas concretas, de manera que ninguna de ellas sea intercambiable por otra; la relación debe ser emocionalmente significativa; deben tener un contacto continuo y permanente; la relación debe ser persistente y en caso de separación las personas implicadas se sentirán tristes, ansiosas, abandonadas, etc.; pero ante todo es absolutamente imprescindible que las personas se sientan cómodas y seguras con la relación.

Cuando mantenemos un vínculo estrecho con otra persona, eliminamos barreras y tendemos a aproximarnos corporalmente a ella. Es decir, aumentan las caricias, los besos, los abrazos y el contacto en general. Antropológicamente el contacto físico ha sido algo natural y necesario para afianzar los vínculos establecidos con los otros, a la vez que servían para demostrar cariño y amor. De esta manera, se convirtió en una forma de comunicar nuestros sentimientos y emociones de manera no verbal, usando la expresión corporal ¿Os podéis imaginar cómo sería una vida en la que no pudieseis tocar a ninguno de vuestros seres queridos? Probablemente nos resultaría difícil e insatisfactorio resignarnos a esa situación.

Las demostraciones de afecto forman parte de nuestra vida desde que nacemos, y pueden resultar determinantes en los vínculos que establecemos cuando somos adultos. Por ejemplo, hay teorías que afirman que cuando eres adulto el vínculo que estableces con una pareja es similar al vínculo que mantienes con tus padres. Según ellos la forma y la calidad de los vínculos afectivos es algo que se aprende dentro de la familia ¿Creéis que esta teoría se ajusta a la realidad? ¿O pensáis que los vínculos que establecemos dependen de nuestra personalidad?