Emociones en positivo

Como hemos comentado alguna vez, nuestro cerebro tiene tendencia a prestar atención a lo negativo. Esto es algo evolutivo y ligado a nuestra supervivencia, ya que en épocas primitivas para sobrevivir era más importante darse cuenta de los peligros (por ejemplo, el ataque de una fiera) que de la belleza de la vida (por ejemplo, un atardecer o los colores de una flor).

Sin embargo, hoy en día con el tipo de vida que tenemos estos mecanismos ya no resultan tan necesarios. De hecho, fijarse en lo positivo puede tener importantes beneficios para nuestro estado de ánimo y salud. Es algo que se puede entrenar y mejorar si se practica habitualmente. Por ejemplo, podemos escribir en un papel 3 buenos momentos que hayamos tenido durante el día y pararnos un momento a disfrutar de las sensaciones agradables que nos genere ese recuerdo. Otra opción es jugar a este juego, en el que tenéis que identificar la cara sonriente de un conjunto de caras. ¿Os resulta fácil encontrarla?