INTRODUCCIÓN AL MES DEL MIEDO

El miedo es una de las emociones que Ekman definió como básica, y como tal, se trata de una emoción universal y adaptativa. El miedo es un conjunto de sensaciones que aparecen tras un estímulo o situación amenazante. Su función es avisar de un posible peligro y preparar al organismo para huir y/o atacar. En la evolución del ser humano esta emoción ha sido imprescindible para la supervivencia. Por eso, cualquier experiencia real que comprometa la prolongación o la calidad de la vida, es una historia de miedo.

Todos identificamos y expresamos el miedo desde la infancia temprana. Indudablemente, vivir inmerso en una cultura y una sociedad moldea en parte la forma en que expresamos nuestras emociones. Aun así, las emociones que hemos etiquetado como básicas poseen características fisiológicas, posturales y faciales fácilmente reconocibles, independientemente del lugar donde se nace. En el caso concreto del miedo, se produce una activación orgánica general: aceleración del ritmo cardiaco, aumento del consumo de oxigeno, acentuación del tono muscular, descarga hormonal (eje hipotálamo-hipófiso-adrenal), etc. A nivel externo se puede observar tensión muscular (tanto a nivel corporal como facial), postura corporal ligeramente inclinada hacia atrás, los ojos abiertos, las cejas elevadas, la boca cerrada con los labios sutilmente estirados hacia las orejas y la barbilla próxima al cuello. En algunos casos de miedo extremo el alto nivel de tensión muscular puede llegar a provocar temblor, fricción de dientes, micción o defecación incontrolada.

Es fundamental remarcar el papel que tiene el miedo, y las emociones básicas en general, en la comunicación con los demás. Las características faciales y corporales concretadas en el párrafo anterior, son señales de comunicación que permiten informar a los demás de la existencia de una amenaza. Es decir, una expresión facial de miedo es una señal de alarma rápida y eficaz que envía un mensaje inequívoco de peligro. Dadas las ventajas evolutivas derivadas de la capacidad de emocionarse, es fácil entender por qué el miedo ha perpetuado a lo largo de los siglos y por qué hoy en día nos acompaña.

Anuncios

2 pensamientos en “INTRODUCCIÓN AL MES DEL MIEDO

  1. Mmm..curiosa la teoría del miedo como funcionalidad evolutiva que beneficia la supervivencia. Por qué será que en el caso de los humanos hemos desarrollado la capacidad de crearnos nuestros propios miedos irreales…iremos contranatura? En cualquier caso, no hay mayor miedo que el miedo al miedo, así que: a plantarle cara! Gran artículo!

  2. El miedo, es una emociòn que conozco muy bien o que podria decir que me ha invadido muchas veces durante mi vida. En una ocación sentí el miedo extremo. El corazón se me paralizó, no podía articular palabra. Iba de viaje con una pareja de amigos mios en una furgoneta. Habíamos parado en un área de descanso de una autopista. A las tres de la mañana bajé sin avisar de la furgoneta y cuando volví una mano me agarró fuertemente en la oscuridad. Me quedé de piedra, literalmente.
    Habían oido ruido y se pensavan que era un agresor. Por poco que no acaban conmigo. Tardé unos 30 segundo en poder barbucear : Soy…… yo……..
    No me gustó nada esta experiencia de miedo Mis amigos tenían preparado un buen palo
    para defendernos. Me quedé realmente sorprendida de mi reacción y bastante decepcionada de mi misma. Tenía unos 22 años y me creía muy valiente. En casos extrremos parece que nunca sabes como vas a a reaccionar ante en miedo. Nunca hubiera imaginado que fuera tan gallina.
    Cande

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s