¿Cómo te sientes en tu día a día?

Hay épocas en la vida en que vamos haciendo cosas sumidos en la inercia del día a día y seguimos adelante sin apenas pararnos a reflexionar. Y a veces es importante hacer una pausa y revisar si estamos contentos/as con cómo va todo. Más de uno se puede sorprender al darse cuenta de lo que poco ha ido dejando a un lado sumido en el estrés del día a día.

En relación a este tema, me gustaría hablar sobre un modelo que planteó Paul Gilbert, en el que hablaba de tres sistemas neurobiológicos que son clave en el funcionamiento humano. Estos serían los tres sistemas:

  • Sistema de satisfacción, calma y seguridad: Es el que nos proporciona, calma, alegría y seguridad. Se suele activar en situaciones sociales satisfactorias, con personas significativas.
  • Sistema de amenaza y protección: Se activa en situaciones de amenaza y está relacionado con el miedo, enfado, ansiedad… A veces también se puede activar sin una amenaza clara externa, como por ejemplo cuando nos sentimos preocupados por posibles situaciones futuras.
  • Sistema de logro: Es el que nos impulsa a conseguir cosas. Actualmente, ya no se trata de conseguir lo básico para sobrevivir (comida, refugio…) sino que en la sociedad de consumo muchas veces el logro está relacionado con tener más y mejores cosas.

Según Gilbert, actualmente la sociedad se caracteriza por un incremento del sistema de amenaza (somos muy críticos con nosotros mismos, solemos estar preocupados…) y del logro (asociado al consumismo y a la búsqueda de un mejor estatus social). En cambio el sistema de satisfacción se encuentra más relegado hoy en día. En vuestro caso, ¿esto es así? Os invito a que escribáis en un papel las distintas actividades que realizáis durante un día normal y luego contéis cuántas fomentan la seguridad y calma. Si os parece que son escasas, decidme, ¿qué actividades podrías hacer en el día a día para fomentar vuestro bienestar?

Anuncios

La importancia del asco

Cuando hablamos del asco como emoción básica solemos asociarla a la emoción que nos produce la comida en mal estado o podrida, ciertos seres vivos (como las arañas, las ratas o los gusanos) y las secreciones del cuerpo (como las heces o los vómitos). Es decir, el asco aparece como una señal que nos advierte de que existe un peligro de enfermedad o de intoxicación. Sin embargo, el asco tiene muchas otras implicaciones y tiene una importancia en la sociedad mayor de la que normalmente se le otorga.

Dentro del campo de la psiquiatría, el asco ha sido una de las emociones olvidadas. Es ahora, cuando se está observando que el asco puede estar implicado en el desarrollo de ciertas psicopatologías, como algunos tipos de fobias (la fobia a las arañas o la fobia a la sangre), los trastornos de la alimentación (anorexia o bulimia) y en los trastornos obsesivos-compulsivos. En estos casos extremos, el asco puede ser la causa o puede contribuir a que se desarrollen ataques de ansiedad al ver una araña, a que se sientan nauseas al llevarse comida a la boca o a que una persona tenga que lavarse las manos con lejía cada vez que toca o saluda a un desconocido.

Más sorprendente resulta el papel que tiene el asco dentro de la cultura y en la moral. A todos nos suenan las expresiones “Me das asco”, “No lo/la trago”, “Es un/a asqueroso/a”, etc. Todas ellas hacen referencia al asco. Hay veces que usamos estas expresiones para personas extrañas, desconocidas o indigentes, es decir, cualquiera que pueda tener unas costumbres higiénicas o dietéticas distintas a las nuestras. Aunque, en otras ocasiones utilizamos estas expresiones para calificar a alguien que ha hecho o está haciendo algo que consideramos “moralmente condenable”. Por ejemplo, a día de hoy podemos llegar a oír estas expresiones cuando vemos a dos personas del mismo sexo darse un beso en público o cuando vemos a una mujer que no se depila las piernas o las axilas.  ¿Se os ocurren otros ejemplos de este tipo en los que usemos el asco para deplorar una conducta moral?

En este sentido, el asco podría ser usado en algunas ocasiones (quizá sin ser conscientes de ello) para fomentar ciertas actitudes discriminatorias. Alguna vez os habéis planteado si el asco es lo que nos lleva a rechazar a ciertas personas sin tener ninguna razón lógica para hacerlo. ¿Estáis de acuerdo con esta reflexión?

El papel de las emociones básicas en la memoria

La memoria es una función cognitiva básica e importante para el ser humano. Podríamos decir que es la base de quienes somos y está implicada en cada una de las actividades que realizamos en el día a día. Por eso, cuando una lesión neuronal o una enfermedad (como el Alzheimer) limita el funcionamiento de la memoria, las consecuencias pueden ser devastadoras.

En ocasiones, he escuchado a gente afirmar que la memoria funciona como una cámara de video que graba todos y cada uno de los acontecimientos de nuestra vida. O también que la memoria se asemeja a un ordenador que almacena información y recuerdos. Sin embargo, estas comparaciones no reflejan la verdadera naturaleza de la memoria y dejan de lado un aspecto fundamental, las emociones. Las emociones interfieren de manera directa en cómo se graba y se almacena la información y los recuerdos. Por ejemplo, es fácil que recordemos la cena de navidad en familia del año pasado pero que seamos incapaces de recordar lo que cenamos el pasado lunes.

La memoria suele priorizar los recuerdos asociados a emociones. En especial, las emociones básicas (sorpresa, miedo, rabia, alegría, asco y tristeza) son grandes aliadas a la hora de favorecer la memoria. Todos podemos recordar el día que nos dieron una buena noticia, como puede ser el día que se logra un ascenso en el puesto de trabajo o el nacimiento de un hijo; y seguro que también podemos recordar hechos tan significativos como la muerte de alguien o un accidente de tráfico. De hecho, es posible que podamos rememorar hasta las sensaciones físicas que sentimos en aquel momento. ¿Y a qué se debe? Se debe a que son momentos de intensa emoción que se quedan fijados con fuerza en la memoria. Esto mismo ocurre con los sucesos traumáticos. A lo largo de la vida, las personas viven una serie de sucesos que producen miedo y sufrimiento, y cuyo recuerdo puede resultar bastante doloroso. Aunque es posible que dichos sucesos traumáticos se quieran olvidar, resulta difícil sino imposible borrarlos de la memoria. La huella emocional es indeleble en la memoria.

Existen evidencias científicas de que la sorpresa también es clave para activar la memoria. Es decir, cualquier acontecimiento que resulte sorprendente, llamará nuestra atención y será recordado mejor que cualquier otro hecho que resulte rutinario. Por ejemplo, habitualmente no recordamos a las personas o los coches que nos cruzamos durante el recorrido desde el trabajo a casa y viceversa; sin embargo, si un día durante ese mismo recorrido vemos que están grabando una escena para una película o un spot publicitario es fácil que nos fijemos y recordemos cuántas personas había, qué estaban haciendo cada una de ellas, cómo iban vestidas o cualquier otro tipo de detalle.

Entender el funcionamiento de la memoria requiere tener en cuenta el papel que tienen las emociones en la fijación de los recuerdos. La memoria no es un disco duro que almacena información, la memoria está llena de contenido emocional. ¿Esto supone una ventaja o un inconveniente? ¿Creéis que las emociones pueden “distorsionar” o “sesgar” los recuerdos?

Las emociones básicas en el cuerpo

¿Qué pensaríais si os dijese que las emociones recorren nuestro cuerpo? Estamos acostumbrados a entender las emociones como algo puramente psicológico. Sin embargo, también tienen un importante componente corporal. Sabemos que las emociones producen reacciones corporales y que no todas las emociones nos inducen las mismas reacciones a nivel corporal. Existe un estudio que ha tenido bastante repercusión a nivel científico y que ha arrojado luz sobre los lugares específicos del cuerpo donde más notamos las emociones básicas. En este estudio, los autores realizaron una serie de experimentos y concluyeron que:

  • La rabia normalmente produce una activación de la parte superior del cuerpo, especialmente en brazos, pecho y cara.
  • El miedo parece concentrar su actividad a nivel del pecho, aunque en menor medida que la rabia.
  • El asco era sentido sobre todo en la boca, la garganta, el estómago y los intestinos.
  • La alegría era la emoción que más activación producía, las personas parecen sentirla en todo el cuerpo, aunque especialmente a nivel de la cara y del pecho, incluso más que la rabia.
  • La tristeza, al contrario que la alegría, era la que producía menor activación corporal, y las personas la sentían sobre todo en los ojos, la garganta, el pecho y las piernas.
  • La sorpresa tampoco parecía causar una gran activación corporal, las personas describían las sensaciones corporales principalmente en la cara y el torso, aunque la parte más destacada fueron los ojos.

Lo más curioso fue que las personas que participaron en estos experimentos eran de distintos países y continentes, y aun así todas coincidían en las sensaciones experimentadas con cada una de las emociones. Esto refuerza la teoría de que las 6 emociones básicas son de carácter universal y tienen una base biológica común, independientemente de la cultura en la que se evalúen. Es decir, cada experiencia emocional está acompañada de sensaciones corporales que son compartidas por todos los seres humanos.

Resulta interesante también que todas las emociones básicas estén asociadas con sensaciones de elevada actividad en la parte superior del pecho, correspondiendo con los cambios fisiológicos a nivel de respiración y ritmo cardíaco. Además, en todas hay activación facial, lo cual no resulta extraño dado el importante papel que juegan las expresiones faciales en la comunicación no verbal de las emociones.

El saber reconocer en qué parte del cuerpo sentimos las diferentes emociones, nos puede ayudar a entender qué estamos sintiendo en un momento determinado e incluso nos puede ayudar a reconocer el estado emocional de los demás. Es recomendable tener presente la fuerte conexión que existe entre cuerpo y mente. Las sensaciones corporales y viscerales son una parte fundamental de lo que sentimos y debemos aprender a escucharlas e interpretarlas. ¿Estáis de acuerdo con estas conclusiones? ¿En qué partes del cuerpo sentís cada una de las emociones básicas?

Para más información podéis leer el artículo original: Nummenmaa L., et al. (2014) Bodily maps of emotions. PNAS. 111(2):646-651.