Emo-curiosidades: Cuentos para trabajar las emociones en los niños

El aprendizaje emocional es algo muy importante que se puede trabajar desde edades muy tempranas. Una forma divertida para que los niños aprendan sobre las emociones es mediante los cuentos. Recientemente hemos estado revisando el tema y hemos descubierto que existen muchísimos cuentos infantiles que tratan sobre distintas emociones. En este link podréis encontrar información de más de 50 títulos. Decidnos, ¿conocéis más cuentos sobre emociones para niños que recomendaríais?

Emociones en positivo

Como hemos comentado alguna vez, nuestro cerebro tiene tendencia a prestar atención a lo negativo. Esto es algo evolutivo y ligado a nuestra supervivencia, ya que en épocas primitivas para sobrevivir era más importante darse cuenta de los peligros (por ejemplo, el ataque de una fiera) que de la belleza de la vida (por ejemplo, un atardecer o los colores de una flor).

Sin embargo, hoy en día con el tipo de vida que tenemos estos mecanismos ya no resultan tan necesarios. De hecho, fijarse en lo positivo puede tener importantes beneficios para nuestro estado de ánimo y salud. Es algo que se puede entrenar y mejorar si se practica habitualmente. Por ejemplo, podemos escribir en un papel 3 buenos momentos que hayamos tenido durante el día y pararnos un momento a disfrutar de las sensaciones agradables que nos genere ese recuerdo. Otra opción es jugar a este juego, en el que tenéis que identificar la cara sonriente de un conjunto de caras. ¿Os resulta fácil encontrarla?

¡Nos gustaría saber tu opinión!

Mejorando nuestro vocabulario emocional

Siguiendo una entrada anterior queríamos refrescar nuestro vocabulario emocional, en este caso relacionado con el AMOR. Recordad que tener un mejor vocabulario emocional nos ayuda a identificar mejor lo que sentimos, a expresarnos con más claridad e incluso a que los demás puedan entendernos más fácilmente. Podéis encontrar una ampliación de esta lista en Universo de Emociones.

Amor

Confianza

Cariño

Ternura

Enamoramiento

Deseo

Atracción

Respeto

Aceptación 

Admiración

Fascinación

Aprecio

Veneración

Apego

Gratitud

Solidaridad

Experiencias compartidas en el blog…

Aquí os dejamos un comentario que nos dejó una de nuestras lectoras y la respuesta que le dimos.

Hola, la verdad no sé como empezar xD. Yo cuando era ñiña empecé a tener problemas. Contaba 1, 2, 3 cuando tenía que verificar que la puerta estaba cerrada, que el foco estaba apagado, si la estufa estaba apagada ect. Después con el paso del tempo fui empeorando. Con la limpieza no me gusta que nadie toque mi ropa que acabo de tender… Cuando lavo ropa y la tengo que meter, me baño para estar limpia, porque si no hago eso siento que se ensucia mi ropa. No me gusta sentarme en una silla donde la gente se sienta, me da asco, siento que me ensucio. No me gusta que nadie entre a mi cuarto ni que nadie se acueste en mi cama porque me da asco, siento que si eso hacen, ya mi cama está sucia…
Tengo 20 años viviendo de esa manera… No me gustan las cosas que hago y óomo me comporto, pero si no lo hago mi mente no me deja…
Estoy haciendo todo lo posible para ya no pensar y lo estaba logrando pero ahorita mi mente me traiciona y volví a caer.

Me da asco mi hermana…
No me gusta pasar a lado de ella porque me da cosa.

La quiero pero mi mente me traiciona.
No sé … Ni yo misma sé lo que me pasa.

Me enojo rápido con gente que quiero…
Pero no me puedo controlar…
Como mis padres ya saben que tengo esto pues dicen que estoy loca y me habían mandado al psicólogo pero lo dejé…
En finnnnnnnnn

Hola,

Muchas gracias por escribirnos y explicarnos tu historia. Por lo que parece, lo que nos cuentas es algo que lleva mucho tiempo ocurriendo en tu vida y que te causa un importante malestar. Aunque haría falta una entrevista en profundidad para confirmarlo, por lo que nos has dicho es probable que tengas un trastorno obsesivo compulsivo, aunque por supuesto deberías corroborarlo con un profesional de tu zona. En estos casos suele ser bastante complicado que remitan estos comportamientos y obsesiones (estas “traiciones de la mente” que comentas) sin ayuda profesional. Ya nos has dicho que fuiste a un psicólogo aunque no continuaste. Ante todo, aclarar que ir al psicólogo no significa estar loco o loca. Hoy en día mucha gente va al psicólogo por muchos motivos (duelo, estrés…), o incluso por puro crecimiento personal. En tu caso te aconsejaríamos que lo intentaras una vez más, tal vez buscando a un profesional nuevo con el que te sientas cómoda y que te pueda ayudar a mejorar el problema. Ten en cuenta que con trabajo y tiempo es posible mejorar. Ahora está en tus manos dar el primer paso.

Esperamos haberte sido de ayuda, si tienes alguna otra pregunta no dudes en contactar con nosotras.

Un abrazo,

ParaEmocionarse